Glaucoma

¿Qué es el glaucoma? El glaucoma es un conjunto de enfermedades que pueden dañar el nervio óptico del ojo y producir pérdida de la visión y ceguera. Sin embargo, con el tratamiento a tiempo de los síntomas del glaucoma a menudo puede proteger sus ojos de una pérdida grave de la visión.

Comparison of normal vision to a person's vision with Glaucoma

Comparación de una persona con visión normal con la visión de una persona con glaucoma.

¿Qué es el nervio óptico?

El nervio óptico es un conjunto formado por más de un millón de fibras nerviosas. Conecta la retina con el cerebro. (Consulte el siguiente diagrama.) La retina es el tejido sensible a la luz de la parte posterior del ojo. Un nervio óptico sano es necesario para tener una buena vista.

¿De qué modo el glaucoma de ángulo abierto daña al nervio óptico ?

En el frente del ojo hay un espacio llamado cámara anterior. Un líquido transparente fluye continuamente, entrando y saliendo de la cámara, y alimenta los tejidos circundantes. El líquido sale de la cámara por el ángulo abierto en el que confluyen la córnea y el iris. Cuando el líquido llega al ángulo, fluye por una malla esponjosa, como un drenaje, y sale del ojo.

A veces, cuando el líquido alcanza el ángulo, pasa demasiado lentamente por el drenaje de malla. Si el líquido se acumula, la presión dentro del ojo aumenta hasta un nivel que puede dañar el nervio óptico. Cuando el nervio óptico se daña debido al aumento de presión, puede producirse glaucoma de ángulo abierto y pérdida de la visión. Por ello es tan importante controlar la presión intraocular.

¿Una presión ocular elevada significa que tengo glaucoma?

No necesariamente. Una presión ocular elevada significa que corre riesgo de sufrir glaucoma, pero no significa que padezca la enfermedad. Una persona únicamente tiene glaucoma si el nervio óptico está dañado. Si tiene la presión ocular elevada pero no sufre ningún daño en el nervio óptico, no tiene glaucoma. Sin embargo, corre riesgo de sufrirlo. Siga los consejos de su oftalmólogo.

¿Puedo desarrollar glaucoma si tengo la presión ocular elevada?

No necesariamente. No todas las personas con la presión ocular elevada desarrollarán glaucoma. Hay personas que toleran mejor una presión ocular elevada que otras. Además, puede que cierto nivel de presión ocular sea elevado para una persona pero normal para otra.

El hecho de desarrollar glaucoma depende del nivel de presión que puede tolerar el nervio óptico sin sufrir daños. Este nivel varía de una persona a otra. Por ello es importante someterse a un examen ocular con dilatación. Puede ayudar a su oftalmólogo a determinar qué nivel de presión ocular es normal para usted.

¿Puedo desarrollar glaucoma sin un aumento de la presión ocular?

Sí. El glaucoma puede desarrollarse sin que haya presión ocular elevada. Esta forma de glaucoma se conoce como glaucoma de baja tensión o glaucoma normotenso. No es tan habitual como el glaucoma de ángulo abierto.

¿Quién tiene riesgo de sufrir glaucoma de ángulo abierto?

Cualquier persona puede desarrollar glaucoma. Algunas personas presentan un riesgo más elevado que otras. Entre otras, están las siguientes:

  • Afroamericanos de más de 40 años.
  • Cualquier persona de más de 60 años, especialmente estadounidenses de origen mexicano.
  • Personas con antecedentes familiares de glaucoma.

Un examen ocular completo con dilatación puede mostrar más factores de riesgo, como una presión ocular elevada, delgadez de la córnea y anatomía del nervio óptico anómala. En algunas personas con ciertas combinaciones de estos factores de alto riesgo, los medicamentos en forma de gotas para los ojos reducen el riesgo de desarrollar glaucoma aproximadamente a la mitad.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma?

Al principio, el glaucoma de ángulo abierto no presenta síntomas. No causa dolor. La visión es normal. Si el glaucoma permanece sin tratamiento, puede que las personas dejen de ver los objetos situados en los laterales y fuera del rabillo del ojo. Sin tratamiento, las personas con glaucoma perderán lentamente su visión periférica (lateral). Tienen la sensación de mirar por un túnel. Con el tiempo, la visión de frente también disminuye, hasta perder totalmente la visión. El glaucoma se puede desarrollar en uno o en ambos ojos.

¿Cómo se detecta el glaucoma?

El glaucoma se detecta mediante un examen ocular completo.

¿El glaucoma se puede curar?

No. No hay curación para el glaucoma. La visión perdida por la enfermedad no se puede restablecer.

¿El glaucoma se puede tratar?

Sí. El tratamiento inmediato del glaucoma de ángulo abierto en fase inicial puede retrasar la progresión de la enfermedad. Por eso es tan importante el diagnóstico precoz.

Los tratamientos para el glaucoma incluyen medicamentos, trabeculoplastia con láser, cirugía convencional o una combinación de cualquiera de ellos. Aunque estos tratamientos pueden ayudar a conservar la vista, no mejoran la que ya se ha perdido a consecuencia del glaucoma.

Medicamentos: los medicamentos, en forma de gotas para los ojos o pastillas, son el tratamiento precoz más común para el glaucoma. Algunos medicamentos hacen que el ojo produzca menos líquido. Otros disminuyen la presión, contribuyendo al drenaje del líquido del ojo.
Antes que empezar un tratamiento para el glaucoma, informe a su oftalmólogo si toma otros medicamentos. A veces las gotas pueden interferir con el funcionamiento de otros medicamentos.

Los medicamentos para el glaucoma se pueden tomar varias veces al día. La mayoría de las personas no experimentan ningún problema. Sin embargo, algunos medicamentos pueden causar dolores de cabeza u otros efectos secundarios. Por ejemplo, las gotas pueden provocar picor, escozor y enrojecimiento de los ojos.

Hay muchos fármacos para el tratamiento del glaucoma. Si tiene problemas con un medicamento, informe a su oftalmólogo. Puede que sea posible el tratamiento con una dosis distinta o un nuevo fármaco.

Dado que el glaucoma a menudo no presenta síntomas, las personas pueden tener la tentación de dejar de tomar el medicamento, o puede que se olviden de hacerlo. Debe seguir utilizando las gotas o tomando las pastillas en tanto que le sirvan para controlar su presión ocular. El uso regular es muy importante. Asegúrese de que su oftalmólogo le enseñe a aplicarse las gotas en el ojo.

Trabeculoplastia con láser: la trabeculoplastia con láser ayuda a drenar el líquido del ojo. Puede que en cualquier momento su médico le sugiera esta medida. En muchos casos, debe seguir tomando los fármacos para el glaucoma tras este procedimiento.

La trabeculoplastia con láser se realiza en un centro médico o clínica oftalmológica. Antes de la cirugía, se aplicarán gotas para dormirle el ojo. Cuando se siente frente a la máquina de tratamiento láser, su médico dirigirá una lente especial hacia el ojo. Un haz de luz de alta intensidad apunta hacia el cristalino y se refleja en la malla del interior del ojo. Puede que note destellos de luz brillante de color verde o rojo. El láser realiza diversas quemaduras, con una separación uniforme entre cada una de ellas, que expanden los orificios de drenaje de la malla. Eso facilita el drenaje del líquido.

Como cualquier cirugía, la cirugía láser puede causar efectos secundarios, como inflamación. Su médico le puede recetar gotas para que se las ponga en casa si nota dolor o inflamación dentro del ojo. Es probable que deba acudir a varias revisiones para que le controlen la presión ocular.

Si tiene glaucoma en ambos ojos, le tratarán cada ojo por separado. Los tratamientos láser para cada ojo se planificarán con varios días o semanas de separación. Hay estudios que demuestran que la cirugía láser es muy eficaz para reducir la presión en algunos pacientes. Sin embargo, sus efectos pueden desaparecer con el paso del tiempo. Su médico le indicará entonces si debe seguir otro tratamiento.

Cirugía convencional: la cirugía convencional realiza una nueva apertura para el drenaje del líquido del ojo. Es posible que su médico le sugiera este tratamiento en cualquier momento. La cirugía convencional a menudo se lleva a cabo después de que los medicamentos y la cirugía láser no hayan logrado controlar la presión.

La cirugía convencional se realiza en una clínica oftalmológica u hospital. Antes de la cirugía, le darán unos medicamentos para ayudarle a relajarse. Su médico le pondrá pequeñas inyecciones alrededor del ojo para anestesiarlo. Entonces se extirpa una pequeña cantidad de tejido para crear un nuevo canal para el drenaje del líquido del ojo.

Durante las semanas posteriores a la cirugía, debe ponerse gotas en el ojo para evitar que se infecte o se inflame. Estas gotas serán distintas de las que probablemente utilizaba antes de la cirugía.

Al igual que la cirugía láser, la cirugía convencional se realiza en un ojo cada vez. Generalmente entre las operaciones se suelen dejar unas cuatro o seis semanas.

La cirugía convencional tiene una eficacia del 60 a 80% aproximadamente en la reducción de la presión ocular. Si la nueva apertura de drenaje se cierra, puede que sea necesaria una segunda intervención. La cirugía convencional ofrece mejores resultados si no se ha sometido anteriormente a cirugía ocular, como cirugía de cataratas.

En algunos casos, puede que vea peor que antes de la cirugía convencional. La cirugía convencional puede tener efectos secundarios, como cataratas, problemas de córnea e inflamación o infección ocular. La acumulación de líquido en la parte posterior del ojo puede hacer que algunos pacientes vean sombras. Si detecta cualquiera de estos problemas, informe a su médico para que pueda desarrollar un plan de tratamiento.

¿Qué otras formas de glaucoma hay?

El glaucoma de ángulo abierto es la forma más habitual. Algunas personas presentan otras variedades de la enfermedad.

En el glaucoma de baja tensión o glaucoma normotenso, se producen daños en el nervio óptico y pérdida de visión lateral en personas con presión ocular normal. En algunas personas, bajar la presión ocular por lo menos un 30% con medicamentos ralentiza la enfermedad. Sin embargo, en otras, el glaucoma puede empeorar a pesar de haber bajado la presión.

Es importante obtener la historia clínica completa para identificar otros factores de riesgo potenciales, como hipotensión, que contribuyen al glaucoma de baja tensión. Si no se identifican factores de riesgo, las opciones de tratamiento para el glaucoma de baja tensión son las mismas que para el glaucoma de ángulo abierto.

En el glaucoma de ángulo cerrado, el líquido de la parte frontal del ojo no puede alcanzar el ángulo y salir del ojo. El ángulo se bloquea por una parte del iris. Las personas con este tipo de glaucoma tienen un aumento repentino de la presión ocular. Los síntomas incluyen dolor intenso y náuseas, así como enrojecimiento del ojo y visión borrosa. Si presenta estos síntomas, solicite asistencia médica de inmediato. Es una urgencia médica. Si su médico no está disponible, acuda al hospital o centro médico más próximo. Si no recibe tratamiento para mejorar el flujo de líquido, puede quedarse ciego del ojo en tan solo uno o dos días. Generalmente, la cirugía láser y los medicamentos oportunos pueden liberar la obstrucción y proteger la vista.

En glaucoma congénito, los niños nacen con un defecto en el ángulo del ojo que ralentiza el drenaje normal de líquido. Estos niños suelen tener síntomas evidentes, como los ojos borrosos, sensibilidad a la luz y lagrimeo excesivo. La cirugía convencional suele ser el tratamiento recomendado, ya que los medicamentos pueden tener efectos desconocidos en niños y ser difíciles de administrar. La cirugía es segura y eficaz. Si la cirugía se realiza oportunamente, estos niños suelen tener muchas probabilidades de tener una buena visión.

El glaucoma secundario se puede desarrollar como complicación de otras patologías médicas. Estos tipos de glaucoma a veces se asocian a cirugía ocular o cataratas avanzadas, lesiones oculares, ciertos tumores oculares o uveítis (inflamación ocular). El glaucoma pigmentario se produce cuando el pigmento del iris se desprende y bloquea la malla, lo cual ralentiza el drenaje de líquido. Una forma grave, llamada glaucoma neovascular, está relacionada con la diabetes. Los corticosteroides utilizados para tratar inflamaciones oculares y otras enfermedades pueden provocar glaucoma en algunas personas. El tratamiento incluye medicamentos, cirugía láser o cirugía convencional.

¿Qué puedo hacer si ya he perdido visión debido al glaucoma?

Si ha perdido vista por el glaucoma, consulte a su oftalmólogo acerca de los servicios y dispositivos para personas con deficiencias visuales y que pueden ayudarle a aprovechar al máximo la vista que le queda. Solicite que lo deriven a un especialista en deficiencias visuales. Muchas organizaciones y agencias ciudadanas ofrecen información sobre asesoramiento, formación y otros servicios especiales para personas con deficiencias visuales. Puede que en una facultad de medicina o centro de formación en optometría cercanos le proporcionen servicios para deficiencias visuales.

¿Qué puedo hacer para proteger mi vista?

Si recibe tratamiento para el glaucoma, asegúrese de tomar su medicamento todos los días. Acuda regularmente al oftalmólogo.

También puede ayudar a proteger la vista de los miembros de su familia y amigos que puedan tener un riesgo elevado de sufrir glaucoma:

  • Afroamericanos de más de 40 años.
  • Cualquier persona de más de 60 años, especialmente americanos mexicanos.
  • Personas con antecedentes familiares de la enfermedad.

Anímeles a someterse a un examen ocular completo con dilatación al menos una vez cada dos años. Recuerde: Bajar la presión ocular en las primeras fases del glaucoma ralentiza la progresión de la enfermedad y ayuda a conservar la vista.

Medicare cubre un examen ocular completo con dilatación en algunas personas con riesgo elevado de glaucoma. Entre estas personas se encuentran los diabéticos, los que tienen antecedentes familiares de glaucoma y los afroamericanos a partir de 50 años.

Visite esta página para ver imágenes de exploraciones retinianas con optomap de glaucoma.

Texto, imágenes y fotografías extraídas del National Eye Institute (NEI), National Institutes of Health (NIH). Para obtener más información sobre el glaucoma, visite www.nei.nih.gov.