Tratamiento de Patologías Oculares

¿Qué es la retinopatía diabética y cuál es la población de riesgo? ¿Qué es la degeneración macular y cómo se trata? Para mantener la salud ocular, es importante realizar exploraciones regularmente. Las exploraciones oculares permiten la detección precoz de diversas patologías oculares, como la degeneración macular relacionada con la edad, la retinopatía diabética y el glaucoma. Dado que muchas de estas patologías se desarrollan sin sintomatología, a menudo no se detectan hasta que no se lleva a cabo una exploración completa del ojo. Con la detección precoz y un tratamiento apropiado, estas y otras patologías pueden corregirse o minimizarse y la gravedad de la pérdida potencial de visión se puede reducir.

Para obtener más información acerca de estas patologías, visite:

Degeneración macular relacionada con la edad

Degeneración macular relacionada con la edad (AMD)

Una de las principales causas de ceguera en personas mayores es una enfermedad conocida como degeneración macular relacionada con la edad. La mácula está situada en el centro de la retina (parte posterior del ojo) y es responsable de la visión aguda y central necesaria para ver lo que tenemos en frente. El envejecimiento puede hacer que la mácula se degenere lentamente y se vaya perdiendo la visión central en personas de más de 50 años de edad. Se calcula que un 8.5% de las personas de entre 43 y 54 años y un 36.8% de las de más de 75 años tienen algún grado de degeneración macular
Retinopatía diabética

Retinopatía diabética

Aproximadamente 5.7 millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes, que es una de las principales causas de ceguera, aunque únicamente la mitad de estas personas saben que sufren la enfermedad. El sangrado dentro del ojo puede ser el primer signo de su presencia. La principal causa de ceguera en personas con diabetes es la que se conoce como retinopatía diabética, un término utilizado para todas las anomalías de los pequeños vasos sanguíneos de la retina causadas por la diabetes.
Glaucoma

Glaucoma

Se calcula que en los Estados Unidos, 1.6 millones de personas de más de 40 años de edad tienen glaucoma y el riesgo aumenta significativamente con la edad. Desgraciadamente, cerca de la mitad de estas personas no saben que sufren la enfermedad. Casi todos los casos de glaucoma se desarrollan sin síntomas. La presencia de glaucoma sin tratamiento durante mucho tiempo puede causar una grave pérdida de visión. La detección precoz y el tratamiento pueden reducir la gravedad de la pérdida de visión.
Desprendimiento de retina

Desprendimiento de retina

La retina es la capa de tejido sensible a la luz que reviste el interior del ojo y envía mensajes visuales al cerebro a través del nervio óptico. Cuando se produce un desprendimiento de retina, se levanta o mueve de su posición normal. Si no se trata de inmediato, un desprendimiento de retina puede causar pérdida de visión permanente. Cualquier persona puede sufrir un desprendimiento de retina; sin embargo, son mucho más comunes en personas con miopía, en las de más de 50 años, en las que han sufrido lesiones oculares importantes y en las que tienen antecedentes familiares de desprendimientos de retina.
Melanoma

Melanoma

El melanoma es un cáncer que generalmente afecta a la piel. Se desarrolla a partir de las células que producen la melanina, un pigmento de color oscuro, responsable del color de la piel. Estas células, llamadas melanocitos, también se encuentran en otras partes de nuestro organismo, como el pelo, el revestimiento de los órganos internos y los ojos. Así que aunque la mayoría de los melanomas empiezan a desarrollarse en la piel, es posible que un melanoma también se desarrolle en otras partes, incluido el ojo. Cuando un melanoma se desarrolla en el ojo se conoce como melanoma ocular.
Hipertensión

Hipertensión

El término hipertensión ocular hace referencia generalmente a cualquier situación en la que la presión dentro del ojo, llamada presión intraocular, es más alta de lo normal. La presión del ojo se mide en milímetros de mercurio (mm Hg). La presión normal del ojo oscila entre 10 a 21 mm Hg. La hipertensión ocular es una presión ocular de más de 21 mm Hg.